martes, 16 de mayo de 2017

VII Congreso Internacional de Psicoanálisis

La próxima semana estaré participando en el VII Congreso de Psicoanálisis (Zacatecas) en la mesa de posiciones psicoanalíticas ante la locura con el tema: 

Los gritos del cadáver melancólico en las cárceles del deseo: des-composiciones psicofarmacológicas o la caída abismal del sujeto





domingo, 16 de abril de 2017

Curso Literatura y psicoanálisis

... la escritura es en lo real abarrancamiento del significado, lo que ha llovido del semblante en tanto él hace el significante. Ella no calca a este, sino a sus efectos de la lengua, lo que de ellos se forja por quien habla.
Jacques Lacan, [Lituratierra].

En el presente curso se presentarán las principales obras de las que se sirve Freud para construir su aparato teórico, a la par de hacer cruces con otros autores y la mirada clínica del psicoanálisis, intentando con ello localizar los puntos de encuentro de cada disciplina, pero también sus distanciamientos, intentando lograr con ello argumentar el porqué de ciertos actos en la escritura y evitar caer en una psicologización o psicoanálisis de la pieza literaria.


Ejes temáticos:
  • ¿Psicoanálisis?
  • La literatura como ruptura epistémica 
  • Freud y la tragedia griega
  • El romanticismo en Freud 
  • Cuatro diarios esquizofrénicos: Nijinsky, Souza, Goetz y Schreber
  • Sol negro: melancolía y literatura
  • Malditismo: erótica desde la letra
  • Neologismos lacanianos: Lituratierra
  • Traducir, transcribir, transliterar
  • ¿Por qué el psicoanálisis no “psicoanaliza” a las obras de arte?
El curso tiene un costo de $300.00, comienza el próximo martes 25 de abril al 4 de julio de 17.00 a 20.00 h. y se realizará de manera semanal en Centro de las Artes de SLP.


*Habrá constancia al concluir de manera íntegra el curso



martes, 4 de abril de 2017

Duelo y melancolía. Grupo de estudio.

El complejo melancólico se comporta como una herida abierta
Sigmund Freud, [Duelo y melancolía].

Un posromántico vienés vino a subvertir al sujeto moderno. Ricoeur lo presentó como uno de la tríada de la sospecha, fue el inventor del psicoanálisis y con ello agrietó a su época revelando la universalidad del inconsciente logrando abrir espacio a la palabra y escucha para el análisis de los procesos psíquicos de los sujetos que padecían algún malestar de la vida. Freud revolucionó el pensamiento del siglo XX trastocando hasta lo actual, y entre la gama de proyectos, conceptos, teorizaciones y más aportes de la obra freudiana, es con el psicoanálisis que hay un corte epistemológico fundamental para el estudio de la melancolía no alineado en una lógica cerebral, neurológica; sino que apostaría a elaborarse desde un lugar diferente, desde una psicología entendida inicialmente como una ciencia natural para después hablar de una metapsicología. Lo realiza Freud en uno de sus trabajos más importantes y cruciales para la historia y clínica de las aflicciones del alma: Duelo y melancolía.

Como sabrán estoy trabajando el tema de la melancolía de un tiempo para acá, creí conveniente hacer algo que vaya un poco más allá de mis intereses personales (la creación de un texto) y convocar a los interesados a trabajar en grupo de estudio el texto de Freud Duelo y melancolía, el cual estaré coordinando durante 5 sesiones, una vez por semana. Estaremos leyendo solo ese texto el cual es muy breve pero con ciertas puntualizaciones que creo muy convenientes trabajar en el territorio de la clínica y lo social.
Las reuniones estarán siendo en mi consultorio y serán bajo una dinámica de trabajo en conjunto, intercambio de ideas, aportaciones y en gran medida analizar hasta donde dé el propio texto.

Fechas: 6, 13, 20 y 27 de abril, y 4 mayo
Horarios: 18.00 a 20.00 h.
Lugar: Fernando Rosas #192
*ENTRADA LIBRE

viernes, 17 de marzo de 2017

Prólogo a Poema orgasmal de Eduardo Cancino

Comparto el prólogo que realizo al libro "Poema orgasmal" de Eduardo Cancino.


Prólogo

Sus labios no hablan y ante esa mudez de asombro, caigo estático de rodillas, ante el cadáver de la poesía.

Leopoldo María Panero


Freud nos recordaba a los profanos que los poetas están por delante con respecto al saber del alma, mismo que rebasa al supuesto saber de la academia: espacio donde se milita por la consolidación de un saber a la letra. Sin embargo, aquellos que profesan con el blasón de la verdad, todavía no dan cuenta que las palabras nunca podrán decir más de lo que deseamos. Son un límite. No pueden soportar el peso de su misma condición, es necesario que aguarden en la condena del tiempo el momento preciso, adecuado e insospechado para tornarse una poética o una guerra violenta contra el lenguaje. El hombre normal, el llamado poeta, más allá de hilar signos, enhebra y resignifica los hechos del mundo para hacerlos detonar en un intento por recrear la historia y emprender la búsqueda de otra satisfacción.
Escribir un prólogo no me parece nada sencillo, es un triángulo amoroso entre el autor, el lector y el prologuista quien busca abrir un vacío o un terreno fértil a las palabras del poeta, de aquel Hombre del arrabal que se ha postrado ante la máquina por horas, resquebrajándose el pensamiento para cristalizar lo imposible en imágenes, sonidos, sensaciones e intensidades que solo en la otredad pueden cobrar un sentido. La obra es el objeto del deseo, ninguno la conoce, ninguno la posee, y aun así nos seduce la idea de acercarnos a ella de manera sutil y cadenciosa. No hay saber de la escritura. Hay un saber que se oculta tras la escritura. Hay interpretación.
Poema orgasmal no es una nueva producción literaria, es la lucha continua del ajuste de cuentas con las palabras, con lo que aún queda en silencio y se grita desde el aplastamiento lingüístico al que se nos empuja tras la lectura. Al paso de las páginas que se escapan al sentido secuencial, ocurre la posibilidad de degustar aleatoriamente las palabras del autor. No obstante, en la mayoría de las ocasiones tropezaremos con el fantasma que lleva a nuestra voz a pronunciarlas, a quedar enganchado en algún epígrafe, signo, oración, ritmo, perversión, neologismo o verso que nos atraviesa con la intensidad con que han sido ensambladas y construidas las piezas que reúne otro Pergamino autista. Ni autor, ni lector, solo letras a la espera de una voz asexuada que recorra los tatuajes que sostienen la coherencia de aquel que, como síntoma, padece la escritura, y como efecto secundario: la escritura, de él.
Eduardo Cancino: escritor, psicólogo, padre y docente; pero también amante, hombre de excesos, ferviente lector de Freud y amigo, recurre a la mística del orgasmo para crear un sinfín de posibles lecturas que, por momentos, rayan con lo indecidible. Así, la atmósfera textual que se recorre es la del desvarío gramatical, pero también la de encuentros fortuitos en la prosa erótica que hace claudicar los sentidos; con los tropiezos y la decadencia de lo humano; con la manía del prisionero psiquiátrico; con la tristeza que flirtea con la melancolía o con la elocuencia de un anciano, pero con la vitalidad de un recién parido. La escritura vagabundea por estos andares y, además, acompaña la vida y las páginas del escritor. Cuando creemos entender un verso, se cierra la posibilidad de leerlo, de apresarlo e indagar en los afectos y delirios donde se dibuja el poeta. La poesía, pienso, al igual que los sueños, se escurre, se desvanece al primer parpadeo; pero las palabras, aquellas palabras que nos anteceden y que nos han constituido y atado al lenguaje, nos llevan a ellos, a pensarlos una y otra vez. Pensamientos recurrentes que obliteran nuestros deseos. La poesía en sí no es sino a partir de las voces y cuerpos que la enuncian, similar al deseo que deviene a partir del Otro.
Es bastante conocido que en el espacio de la psyché, los vínculos transferenciales son el nexo entre significantes que sostienen a los discursos, a los semblantes. Eduardo Cancino no es la excepción, y es por ello que, sin más palabras por el momento, solo me queda decir que las siguientes páginas son una invitación a hundirnos en la tinta de su artefacto escritural, de adentrarnos en la estética de los engranajes que maquinan su pensamiento, ya no solo como escritor, sino como sujeto.
Sin duda, Poema orgasmal es una lectura que es digna de ser turbada y trasnochada por usted como lector.

Samuel Hdz.
Noches de octubre de 2016

miércoles, 8 de marzo de 2017

Presentación de Esquizia en Irapuato

Agradecemos el espacio a la comunidad de Casa Trieb por abrir sus puertas para presentar el proyecto Editorial de Esquizia. Revista de psicoanálisis, filosofía y ciencias sociales.



Sábado 11 marzo de 2017
12:30 pm
Sede: Casa Trieb
Francisco Sarabia 347, La Moderna
Irapuato, Gto.
Entrada Gratuita con previo registro en página web:


http://psicoanalisismexico.com
Puedes registrate haciendo Click aqui

domingo, 29 de enero de 2017

¿Escapar al psicoanálisis?

Comparto mi colaboración para Esquizia. Revista de psicoanálisis, filosofía y ciencias sociales, Año 1, No. 0, 2016.
"El psicoanálisis responde subversivamente, ya que es un reverso contra la supuesta posición de saber del amo y de la creencia arraigada en el sujeto, intencionado la reinvención y una fuga de sentido, para dar acceso a una producción de un sentido nuevo"

*Puedes descargarlo haciendo click aqui

viernes, 27 de enero de 2017

Del dios de la danza a la resurrección del cuerpo

Comparto mi colaboración para Danza-RevistaMX, publicado en su sitio web el 2 de enero de 2017
No soy brujo. Soy Dios en un cuerpo

Vaslav Nijinsky


"El filósofo Paul Valéry es maravilloso al escribir sobre la danza y comentar que los filósofos tienen que “compensar su ignorancia técnica y torpeza con alguna interpretación universal ingeniosa de este arte cuyas maravillas constata y sobrelleva” y digo maravilloso, porque es lo menos que puede hacer por nosotros; los inmóviles que apreciamos y nos permitimos atravesar por la imagen de esos cuerpos que danzan"

*Puedes descargarlo haciendo clik aqui